Cocina rica & Light Ver más grande

Cocina rica & Light

Nuevo producto

Editorial: V&R
Páginas: 60
Formato: Tapa Dura con sobrecubierta 20 x 20 cm
Altura: 1 cm
Kilos: 0,335 kg

Más detalles

1000 artículos

$3.000

Más

La selección de recetas de este libro está pensada para aquellos a los que nos gusta mucho comer y/o cocinar comidas ricas, sabrosas, originales y modernas pero, al mismo tiempo, queremos evitar comer con exceso de calorías o comidas pesadas que luego repercuten en la salud y en el peso.

Lo que queremos demostrar aquí es que comer liviano o con bajas calorías, no significa comer mal, sin gusto o siempre lo mismo.

Les proponemos una variedad de platos de entrada, principales, alternativas de almuerzos livianos y postres que, además de ser muy fáciles y tener pocas calorías, son vistosos, diferentes y -por sobre todo- muy ricos. Incluimos algunas recetas de platos internacionales famosos (como el gazpacho, el chop suey, las hojas de parra rellenas o el pescado en papillotte) que, sin necesidad de adaptarlas, son de por sí livianas y deliciosas.

Asimismo, sugerimos versiones más livianas o “light” de clásicos como la sopa borsch, la ensalada niçoise o el bavarois de naranja. Por último, en la mayoría de las recetas, ofrecemos opciones o variantes, para alentar a los cocineros y cocineras a ser imaginativos y, por qué no, audaces.

Algunos consejos generales para comer más liviano

Evitar todas las frituras, no así las verduras salteadas. En este caso, conviene usar muy poco aceite de oliva, o bien el aceite en aerosol/spray que sirve para utilizar la cantidad mínima necesaria para que no se peguen los alimentos.

Tratar de no mezclar hidratos de carbono con proteínas: por ejemplo, los platos de arroz o pastas combinarlos con verduras y no con carnes, aves o pescados.

Usar muchas hierbas frescas, para saborizar los platos y darles un toque creativo.

Tener siempre en el refrigerador una buena selección de vegetales y frutas, para poder improvisar y crear platos variados, y no tener que conformarse con lo mismo de siempre. Conviene comprar menos cantidad, pero más variada.

Crear postres a partir de frutas, quesos blancos, yogures, cereales y espumas, evitando ingredientes como harina, azúcar, mantequilla o crema de leche. Disfrutar de combinaciones de sabores, texturas, contraste de temperaturas y mucho colorido."